KANOUTÉ Y UNA REMONTADA HISTÓRICA














Kanouté, de espaldas con la número 19, festeja junto a sus compañeros la hazaña lograda en el partido inaugural de la Copa África.

Por éstas horas, Fréderic Kanouté es extrañado en demasía por los pasillos del Sánchez Pizjuán. Sin el y Luis Fabiano en la delantera, Sevilla ha perdido una importante cuota de gol, que demandó una sequía de puntos en la Liga que lo dejan momentaneamente fuera de los puestos de Champions.

¿Porqué está ausente? El temible delantero se encuentra disputando la Copa África de Naciones con su seleccionado, Malí, que ayer protagonizó una de las grandes epopeyas que se vieron dentro de un campo de juego en los últimos tiempos.

Malí es un equipo humilde que cuenta con dos figuras, el mencionado Kanouté y Seydou Keita, elemento del Barcelona. Para el partido inaugural el conjunto de Fréderic enfrentó al local, Angola, que de entrada demostró con goles porque era el favorito a quedarse con el choque. 4 a 0 era la victoria parcial a solo 10 minutos para el cierre del encuentro.

Pero ocurrió lo inesperado, lo que hace que el fútbol aún hoy, sea un juego parejo, de once jugadores, contra once contrarios. Los angoleños se confiaron, y vaya que lo pagaron caro. En el íncreible lapso de 13 minutos Malí puso el partido como al principio, 4 a 4.

El primer descuento se dio a los 35 del complemento a traves de Keita. Nadie imaginaba lo que estaba por venir, porque ni siquiera el genial cabezazo del Sevillista Kanouté para poner el 2-4 a los 43 minutos, encendió la llama de la esperanza ni mucho menos. Quedaban dos, más lo que iba a adicionar el árbitro. Prácticamente imposible.

Aunque la razón, a veces no es amiga de éste deporte. Cuando el puñado de hinchas de Malí se destinaba a retirarse del estadio, conforme con los dos tantos que hacían que la goleada no sea tan dolorosa, el destino futbolero les tenía preparada una sorpresa. Una sorpresa inolvidable.

A los 47 nuevamente Seydou Keita se hizo presente en la red, y 60 segundos más tarde, cuando ya a los muchachos de Angola les empezaron a temblar las piernas por miedo al papelón, Yatabare desató la locura de todo Malí. ¡4 a 4!

Un encuentro memorable, apasionante, lleno de matices que lo situarán por siempre en la retina de las grandes hazañas deportivas. Para aquellos plateistas que suelen retirarse antes de tiempo, cuando ven que su equipo no puede torcer la historia. Ahora, con éste partido quizás se quedarán hasta el final en sus asientos. Porque Malí y Kanouté lo hicieron posible.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

‚ 2009-2011 - Argentina es Sevillista | Design: Choen | Pagenav: Abu Farhan Top