VOLVIÓ EL REY DE COPAS


Copa Sudamericana (final, vuelta): Independiente 3 (5), Goias 1 (3). Después de 15 años de sequía, Independiente volvió a subirse a la cima del fútbol sudamericano. En una final reñida y emocionante ante el descendido Goias, tras caer 2-0 en Brasil, estiró la serie a los penales al ganar el juego de vuelta por 3 a 1. Ante un Libertadores de América colmado, un Rojo muy laborioso, con esfuerzo y tesón, sin Silvera por suspensión, salió airoso de una parada brava, para retomar la sana costumbre de levantar copas.

No fue un semestre fácil para los de Avellaneda. Con la ida en el receso del Tolo Gallego y de varios futbolistas que habían sido importantes en el ciclo anterior, Independiente confió en Daniel Garnero, un ídolo de la casa, para hacer un buen torneo. Los resultados no se dieron, y el equipo jamás apareció. Sólo consiguió un triunfo bajo el mando del ex "10" Rojo, frente a Argentinos, en la primera ronda de la Sudamericana.

Después del interinato de Sá y Pavoni, arribó el Turco Mohamed, que le cambiaría la cara al, por ese entonces, olvidado Rey de Copas. Revitalizó a Fredes y Parra, y le sacó el máximo de su potencial a algunos elementos del semillero, caso Velázquez.

Primero, para tomar impulso, le ganó a Racing en el Apertura, y tras semejante envión, levantó vuelo en la copa. Pasada la barrera de Argentinos por el anterior cuerpo técnico, las nuevas víctimas del Diablo fueron Defensor Sporting, Tolima y el último campeón, la Liga de Quito.

El camino fue largo y sinuoso, pero Independiente continuamente mostró entereza ante los momentos adversos. Silvera (salvo su tonta expulsión en la final de ida), fue el más parejo, junto a Hilario Navarro y Tuzzio. Le dieron fútbol y experiencia a un equipo con varios jóvenes, que pudo cortar la mala racha y devolverle la gloria a media Avellaneda.

En la final, lo dicho. Derrota 2 a 0 en la ida, y a remontar en el desquite. Velázquez puso el 1-0, lo empató Rafael Mouras (por lejos lo mejor de Goias), y un doblete de Facundo Parra estiró la definición hacia el punto penal. Allí ganó Independiente 5 a 3. Para rencontrarse con un viejo amor. Para volver a saborear el gusto de un título internacional. En fin, para ser el que un día fue. ¡Salud campeón!

0 Comentarios:

Publicar un comentario

‚ 2009-2011 - Argentina es Sevillista | Design: Choen | Pagenav: Abu Farhan Top