PARA CERRAR EL AÑO CON ESPERANZA

Copa del Rey (Octavos de final, ida): Sevilla 5, Málaga 3. Sí, la Noche Buena para Sevilla, llegó en vísperas a la Navidad. Se hizo desear bastante, aunque lo que tarda, al fin y al cabo, siempre se disfruta más. Para cerrar el año con la convicción de que el equipo de Gregorio Manzano, definitivamente, puede enderezar el rumbo en 2011. La reacción, y posterior triunfo sobre Málaga en la ida de los octavos de final de la copa, le devolvió vida y luz al pueblo Sevillista. Fue 5 a 3, en un partido repleto de emociones.

Y ya desde el vamos, las redes en el Sánchez Pizjuán comenzaron a arder. Al minuto 11, después de una magnífica asistencia de Escudé, Alfaro definió bárbaro para poner el 1 a 0. Sevilla comenzaba con el pie derecho, sin embargo, los errores defensivos nuevamente le iban a jugar una mala pasada. Los mismos desacoples que atraen a los fantasmas desde el comienzo de la temporada (por no decir desde hace mucho tiempo más).

Una jugada aislada de la visita, 8 minutos después de la apertura, culminó con el venezolano Rondón absolutamente solo dentro del área. El delantero del Málaga convirtió el empate, para generar una total incertidumbre en todo Nervión. Y qué decir cuando al rato Quincy desbordó por la izquierda, tiró el centro, y otra vez Rondón anotó para el equipo del chileno Manuel Pellegrini. El público atónito. Dos llegadas, dos goles recibidos. Así de simple, así de alarmante.

Lo empató Negredo, de cabeza a los 32. Luego, Rondón y Quincy, socios de lujo a ésta altura, nuevamente pusieron arriba al Málaga con la definición del segundo, tras el centro del sudamericano. Otro baldazo de agua fría, aunque aquí nació una certeza. El segundo tiempo era clave. El equipo, o reaccionaba, o media temporada perdida.

Y Sevilla, plantándose ante un destino mediocre, sacó las garras que tanto le pedíamos. En los anteriores partidos, en los momentos complicados, no apareció la personalidad característica del conjunto Andaluz. Frente al Málaga, sí, y créame que es un motivo más para brindar en éstas fiestas. Porque éste tipo de reacciones, abren la puerta a nuevas ilusiones. Sirven para volver a creer.

El complemento fue muy distinto. Sevilla lo jugó como una final y, lógicamente, iba a quedarse con el partido. Lo pasó por arriba. A los 20, Romaric, de lo mejorcito en lo que va de la 2010-2011, de afuera del área y ante una floja reacción de Rubén, empardó el trámite. El marfileño también le dio la ventaja a 10 del final, con un certero cabezazo. Y dos minutos más tarde, Diego Capel condecoró la goleada. 5 a 3.

Se extrañaba una victoria así. Llegó en la última presentación del 2011. Para brindar y añorar un próspero año próximo. Feliz navidad y comienzo de 2011 a todo el pueblo Sevillista. Gracias por el respeto de siempre. Saludos desde Argentina.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

‚ 2009-2011 - Argentina es Sevillista | Design: Choen | Pagenav: Abu Farhan Top