CHAU ÁLVAREZ, HOLA MANZANO

1 Comentarios

Liga Española (fecha 5): Hércules 2, Sevilla 0. El humilde equipo de Alicante que ya amargó al Barça en el mismísimo Camp Nou y que a pesar de la derrota tuvo a maltraer al Valencia, ahora se encarga del Sevilla para agravar su crisis. A tal punto que después del 0-2, la dirigencia Sevillista decidió destituir a Antonio Álvarez del cargo de entrenador, para ser reemplazado por Gregorio Manzano.

Es que nuevamente, Sevilla dio síntomas de estar lejos del nivel que se espera de un equipo que quiere ser protagonista de todo lo que juega. Se mostró apático por momentos, sin lastimar a un rival que sin Haedo Valdez en cancha, a priori se presentaba más inferior aún. Pero ante la ausencia del paraguayo, apareció en toda su dimensión David Trezeguet, que volvió a ser el goleador que algún día fue, marcando los dos goles del local.

Y eso que en el arranque el trámite se presentó diferente. Los primeros 10 minutos hicieron ilusionar a la parcialidad Andaluz. Dos llegadas del argentino Lautaro Acosta, que obligaron al esfuerzo del buen arquero Calatayud, hicieron suponer que al Hércules no se le iba a hacer tan fácil.

Pero después de eso, poco y nada. Llego el penal infantil de Zokora, el primero de Trezeguet, y pegadito el segundo. Y allí volvieron los fantasmas. Estos que persiguen al Sevilla desde el comienzo de la temporada y que, tempranamente, lo dejan sin técnico. El segundo entrenador que pega el portazo en lo que va del 2010. Primero Jiménez, ahora Álvarez. Sevilla volvió a jugar muy mal, casi displicente. Y así es muy difícil estar entre los mejores.

El tiempo dirá si la decisión de Del Nido y compañía fue apresurada o no. Está claro que la campaña en la Liga no es penosa ni mucho menos, pero aquí también pesó la eliminación de la Champions de forma tan prematura e inexplicable. Es el turno de Gregorio Manzano, de gran última campaña con el Mallorca y de amplio recorrido por el fútbol español. ¿Será el encargado de apagar el fuego?

EL SUEÑO DEL PIBE

0 Comentarios

La historia de un tango hecho realidad. “Jugaré en la quinta, después en Primera. Yo sé que me espera la consagración”. Así lo canta el famoso tango, aquel que haya entonado alguna vez el mismo Maradona. Sus estrofas, son las que representan el sueño de todo futbolero. Ese que anhelamos alguna vez de pibes, y que generalmente coincidía con el del resto. Despertar en medio de un estadio repleto, vistiendo los colores del equipo de nuestros amores, y hacer el gol del triunfo en un partido cerrado. Puff, cuantas emociones en tan solo 10 minutos de siesta.


A Javier le pasaba lo mismo que a nosotros. En su pieza, todas las noches antes de dormir miraba un póster de sus ídolos, que se encontraba justo arriba de su cama. El anhelo era ser como ellos. El sonido de una futura ovación de la hinchada susurraba cotidianamente en sus oídos.


Con 16 años, como todo adolescente, vivía a las corridas. Iba a la escuela, y salía a los trotes para llegar temprano al entrenamiento. Aunque en el trajín, cierta tarde fue distinta a las demás. Fue un martes. Javier llegó al complejo como todos los días, y rápidamente se dio cuenta que algo pasaba. Estaba el técnico del primer equipo, que pasó a ver al “semillero” porque tenía algunos problemas para armar el plantel para el domingo. Igualmente, aquel hecho no sería el que más llamara la atención del jovencito, sino que un rato después, tras un picado, su entrenador le comunicó que tenía que comenzar a trabajar con la Primera. Claro, a practicar con los del póster de su habitación. Javier no lo podía creer, no corrió al baño de milagro. Las escasas palabras que salieron de la boca de su técnico, representaron en dicho instante, las más importantes de su vida. Nunca había vivido una situación similar. En la que recuerdos, desconciertos y mil y un emociones, hicieron latir de lo lindo a su corazón.


Nose en que estado emocional, pero el chico llegó a su casa después del entrenamiento. No paro un solo minuto de contarles a sus viejos con lujo de detalle, todo lo acontecido en su gloriosa tarde. Pareciera que el sueño del que hablaba aquel tango, comenzaba a jugar con la irrefutable realidad, pero todavía faltaban algunos capítulos. La felicidad de Javier desbordaba, a tal punto que no pudo pegar un ojo en toda la noche. Al otro día, tendría frente a frente a los fenómenos que veía todos los domingos desde la tribuna con su papá.


En la semana previa, realizó un buen trabajo. Pese a su andar silencioso y por demás reservado, adentro de la cancha el pibe se soltó y conformó al técnico. Sin embargo, jamás se imaginó que podía tener alguna chance de integrar el plantel que iba a jugar el domingo. Aunque nadie iba a poder quitarle la ilusión. Javier en aquella semana tenía más hambre de gloria que cualquier futbolista en el mundo. La cabeza le maquinaba constantemente. De un momento para otro, podía pasar de jugar con sus amigos y ser observado por su familia y novia, a compartir un vestuario con sus ídolos, para posteriormente ser recibido por una multitud desbordante de algarabía, con un millar de papelitos tapando el verde césped. Obviamente, la diferencia entre una situación y otra, era notoria. Pero el chico, como si nada. El contexto de semejante acontecimiento no lo achicó. E iba a dar muestras de ello.


El equipo debía viajar a Jujuy, muy lejos de casa. El entrenador pegó la hoja con los citados a la salida del vestuario. Javier, muy tímidamente, se acercó a pispiar. Primero observó a los de siempre, y cerca del final, vio su nombre. Segundo gran sofocón de la semana. El ansiado debut, ya no era una ilusión tan lejana.


Le costó dormir, aunque a esta altura, era lo de menos. Ya estaba en el baile y difícilmente se iba a bajar. Y para colmo, ante la ausencia de delanteros, el pibito fue al banco nomás. Cada pensamiento o simple ilusión futbolera a lo largo de su vida, se asemejó a ese preciso instante. Como en la siesta, tal cual.


El partido comenzó, y Javier se sentó junto a los suplentes. No pasaba nada importante, el encuentro iba empatado y aburría a todos. Hasta que a los 15, el ambiente se revolucionó. Un compañero se lesionó. Cuando el jovencito vio que los médicos hacían señas pidiendo el cambio, las piernas comenzaron a temblar. Mucho más cuando el técnico le dijo que iba a entrar. ¡Qué momento!


Y hasta que se dio cuenta donde estaba parado, pasaron varios minutos. Vivió todo lo que quedaba del primer tiempo en una nebulosa. No entendía lo que estaba pasando. Claro, hace menos de una semana, el entorno era muy distinto. Las piernas flaquitas con las medias que le pasaban largamente las rodillas, seguían temblando. El pibe de 16 años defendía una banda cruzada en el pecho. No era cualquier cosa.


El entretiempo le vino bárbaro. Tomó aire, recibió algunas palmadas de aliento de los más grandes. Al fin y al cabo no era nada de otro mundo. Solo un partido de fútbol. Importante y por el que remó toda su vida, pero un partido de fútbol. Se tranquilizó, y salió otra vez a la cancha.


La serenidad era óptima. De tal manera que solo en un cuarto de hora, el chiquilín comenzó a escribir su historia en el fútbol grande. Un pelotazo vino al área. La bajó el “9”. De repente, Javier se vio con la pelota en los pies y frente al arquero. Cerró los ojos y la cruzó fuerte. La pelota, en una decisión que derivó en una amistad eterna con el protagonista, le cumplió el deseo y entró pegadita al palo. GOL. Sí, gol del pibe que debutaba. Salió corriendo hacia el banderín del córner, se besó la camiseta, para luego revolcarse en el caluroso pasto jujeño. El simplísimo término GOL volvió a ser la expresión máxima de felicidad.


Es que el sueño del pibe estaba consumado. El partido terminó siendo empate. Solo estadística. Javier, que más tarde sería apodado “Conejo”, hizo el gol que siempre soñó. El primero, el inolvidable. El que una vieja letra de tango describió a la perfección. El que no muchos pueden llevarlo a la realidad. Aunque siempre hay algún afortunado. Como Javiercito, que repentinamente ingresó al universo futbolero del que alguna vez, muchos quisimos ser parte.


EL PIZJUÁN, EL PRINCIPAL ESCOLLO

1 Comentarios
Liga Española (fecha 4): Sevilla 1, Racing de Santander 1. Increíble pero real. Una fortaleza que a solventado 5 años de triunfos, hoy se convierte en un karma para crecer en la tabla. Sevilla no hace pie en casa. Un reducto que en los últimos tiempos se transformó en invulnerable y temido por los poderosos, ahora da la sensación que es parte del pasado. O al menos por el momento. En la temporada anterior, se sufrió muchísimo, y en la presente, solo se ganó ante los suplentes del Barcelona en la ida de la Supercopa. Después, Sevilla se mantuvo en los primeros puestos básicamente por lo hecho de visitante.

La nueva muestra de que los rivales se sienten algo más cómodos jugando en el Pizjuán, en ésta oportunidad la dio el Racing de Santander. Y eso que el equipo de Antonio Álvarez supo ponerse en ventaja rápidamente, pero el nivel fue diluyendo con el correr de los minutos. En el inicio del complemento la visita lo igualó, y Sevilla no supo reponerse del cachetazo. Por eso el 1 a 1 final.

Una lástima, porque todo arrancó color de rosas. Poco más de un minuto había pasado cuando Perotti estrelló un tiro libre en el palo. Y a los 15, después de un claro penal que recibió Alfaro, Negredo puso el 1-0. Todo parecía encaminado. De hecho Sevilla tuvo en sus pies las chances de ampliar la diferencia, a través de dos de los más activos del conjunto de Nervión, Perotti y Guarante respectivamente.

Pero otra vez, un gol rival iba a desmoronar al Sevilla. En la primera llegada del Racing en el segundo tiempo, un centro desde la izquierda, derivó en un mal rechazo de Zokora. La pelota le cayó a Pinillos que la empalmó de derecha y la clavó al lado del poste. Nada que hacer para Palop.

De ahí en más al Sevilla no se le cayó una idea. Fue con mucho ímpetu, es cierto, presionando en todos los sectores. Aunque abusó de los centros, y sin Kanouté, fue muy difícil sacarle máximo rédito. Así se fueron dos puntos valiosos. Y otra vez de local. Ahora se viene el Hércules. Al menos por estos días, Sevilla se tendrá que aferrar a su gran campaña de visitante, para seguir posicionándose entre los de arriba.

TRIUNFO NECESARIO ANTE MÁLAGA

0 Comentarios

Liga Española (fecha 3): Málaga 1, Sevilla 2. Necesario porque Sevilla llegaba a los tumbos. El último parte indicaba un mal comienzo de temporada en los torneos continentales, y un empate con sabor amargo ante el Depor en la Liga. Por eso, no hubo mejor manera de recuperarse. El conjunto de Nervión ganó nuevamente fuera de casa, ante un Málaga que venía de florearse ante el Zaragoza. Fue éxito por 2 a 1 con goles de Alfaro y el uruguayo Cáceres.

Encima, no es un dato menor que Sevilla levantó un resultado en contra, cosa que no estaba ocurriendo en los antecedentes más recientes. Y a todo esto, se sumaron las sensibles ausencias de Luis Fabiano, Konko y principalmente, Jesús Navas. De ésta manera, la victoria en La Rosaleda adquiere mayor importancia.

Lejos estuvo de ser un partido sobresaliente del elenco de Antonio Álvarez, aunque si alguna virtud Sevillista prevaleció a lo largo de los 90 minutos, fue el orden. El equipo jamás desesperó pese a ir en desventaja, supo defenderse cuando consiguió el desnivel, y al momento de tener la pelota siempre se mostró criterioso.

Y eso que todo empezó mal. El gol a los 14 minutos de Rondón tras un córner, hizo suponer por un momento que la mala racha iba a continuar. Pero no. Sevilla estaba en una buena tarde, y se iba a levantar rápidamente ante el tempranero golpe. Primero avisó Alfaro con un remate que se fue cerca, y un rato después, a los 19, un gran desborde de Perotti por la izquierda derivó en el canterano ex Tenerife, quien empató con un cabezazo. 1 a 1.

De ahí en más, todo fue de la visita. En los instantes posteriores, antes de finalizar el primer tiempo, Sevilla hizo los méritos suficientes para irse al descanso arriba en el marcador. Y finalmente, iba a conseguir la recompensa. El mismo Alfaro fue partícipe de una clarísima chance de gol que evitó Galatto, y luego el árbitro no sancionó un penal en favor del Sevilla por mano dentro del área de Fernando. Posteriormente, tras un centro venenoso del tano Guarente, Martín Cáceres de cabeza puso el 2 a 1. Ventaja justificada.

En el complemento el trámite no cambió, siendo otro punto a favor del conjunto Andaluz. Emergió la figura de Negredo, que fabricó varias oportunidades en ataque. Y la defensa siguió mostrándose sólida ante los embates carentes de ideas de los locales.

Sevilla ganó bien. Un triunfo necesario por todo lo que venía pasando. Hasta el momento, Sevilla es un equipo en la Liga, y otro distinto en Europa. En la Liga lleva 7 puntos de 9, con dos triunfos como huésped, y un empate que tendría que haber sido triunfo ante La Coruña. En la Champions quedó fuera muy rápido, y el debut en la UEFA fue traspié con el PSG. La cuestión será entonces, extender la fórmula de la Liga hacia el continente. Equipos como el que se vio frente al Málaga, siempre generan confianza.

EN EUROPA SIGUE TORCIDO

0 Comentarios

UEFA Europa League (fecha 1): Sevilla 0, PSG 1. Tercera presentación europea en la 2010/2011, tercera caída. Primero el verdugo fue el Sporting de Braga en la fase previa de la Champions. Ahora, ya en la UEFA Europa League, fue el turno de el Paris Saint Germain. Sevilla sigue sin hallar el rumbo en el continente, y lo que es peor, no consigue encontrar la regularidad suficiente como para salvar puntos en casa. Tal cual sucedió el año pasado, y preocupa, ya que no siempre las temporadas culminan con una Copa del Rey bajo el brazo.

No lleva a la preocupación el nivel del equipo en sí, aunque los resultados no dejan de ser un llamado de atención. Porque si bien ante los franceses no se jugó tal como se esperaba, Sevilla continúa siendo protagonista, propone constantemente, y toma los carriles del juego. Pero en contrapartida, últimamente no es capaz de concretar lo que genera. Y en éste tipo de competencias, los rivales no suelen perdonar ciertas gentilezas.

En el primer tiempo, en líneas generales se puede afirmar que el conjunto de Nervión fue dominador. Tuvo un mayor porcentaje de la posesión, y alguna que otra chance más que el contrario, aunque a decir verdad, las oportunidades de los galos fueron mucho más claras. Chantóme, Erding y Maurice, tuvieron en sus pies la apertura, pero por impericia propia o virtud de Palop, todo quedó en tablas.

Ahora, en el complemento, la cosa se emparejó mucho más. Ya el dominio territorial del Sevilla no fue absoluto, y el PSG, que llegó mucho menos, cuando lo hizo siempre fue más peligroso. La superioridad finalmente se trasladó al luminoso, cuando después de una contra, a 15 del cierre, Nene marcó la diferencia definitiva.

Primer silbido que oigo de la parcialidad Andaluz en mucho tiempo. Es que el equipo no está rindiendo, y la gente lo hace saber. Atrás quedaron los triunfos y las copas. Hay que empezar de cero. Desde el vamos proponerse no ceder más puntos en el Pizjuán y después, ahí sí, volver a ser el Sevilla de antes. El Sevilla de siempre.

Crónica Sevilla FC 0-PSG 1 from www.sevillafc.es on Vimeo.

SE TOPÓ CON UNA MURALLA

0 Comentarios

Liga Española (fecha 2): Sevilla 0, Deportivo La Coruña 0. El muro invencible fue Manu, arquero del Depor, la gran figura del partido en el empate sin goles del Sevilla y el equipo de Miguel Ángel Lotina. Y cuando Manu no pudo, el que dijo que no fue el palo. Así, con la suerte dando la espalda, fue imposible lograr el triunfo. Aunque la imagen del Sevilla va en aumento. El conjunto de Antonio Álvarez jugó bien, solo le faltó el gol para redondear una gran actuación.

Sevilla está en alza porque intentó por todos los medios, generó situaciones de gol, y su defensa hizo que el Deportivo ni se le acerque al arco propio. Por eso, cuando se mantiene el arco en cero y se dan muestras de tener varias soluciones a la hora de crear peligro, la sensación es de tranquilidad. Porque los goles, seguramente vendrán.

En el primer tiempo Perotti desbordó más de una vez por la izquierda, y en una de esas tantas, después de un centro, el travesaño impidió el gol de Negredo. Y en el complemento el debutante uruguayo Martín Cáceres ganó en lo alto tras un córner. El arquero dio rebote, le quedó al mismo Cáceres, que libre de marcas la tiró afuera. Así fue el partido. Con un equipo intentando permanentemente, y con otro, aferrándose al punto.

No hay mucho más que decir. Sevilla jugando así, seguramente ganará más partidos de los que tropezará. Habrá que afinar la puntería y hacerse definitivamente fuerte en el Pizjuán. Un aspecto en el que se falló en la pasada temporada y que, indudablemente, marcará el rumbo de la presente.

QUE SIRVA COMO DESPEGUE

2 Comentarios

Amistoso: Argentina 4, España 1. Sí, despegue hacia algo grande. No deja de ser un amistoso, es cierto, pero una idea de juego como la que se plasmó ayer es la que tiene que perdurar en el tiempo. Esa idea que me terminó de convencer. Me gustó como jugó Argentina, si señor. Y no coincido con Niembro, que en el transcurso de su comentario promediando el segundo tiempo, reflexionó que la imagen del equipo se vio empañada por una actuación algo timorata en el complemento.

Estamos hablando que nuestra selección jugó contra el campeón del mundo eh. Un España que reaccionó tarde. Quizás le quitó importancia al compromiso. Ésa es la palabra. Vinieron a cumplir y listo. Villa e Iniesta en un tiempo, Xavi en el otro. Y en defensa, irreconocibles. Aunque también está claro que nadie esperaba semejante cachetazo. Ni ellos ni nosotros. De eso seguro. Un 4 a 1 lapidario, con Messi y Tévez iluminados.

El concepto futbolístico al que me refería no era más que lo que intentó expresar Batista en la cancha. Sin caerle a Maradona, pero al mismo tiempo corrigiendo algunas fallas que nos dejaron afuera del Mundial. Comparto con Checho la convicción de poner, ante la escasez, al menos un marcador de punta "natural". Zanetti regresó a la Albiceleste y lo hizo bien, aunque la búsqueda de recambios es inminente. Otro aspecto a resaltar es la intención de tener permanentemente la pelota. Hacerse dueño del juego, algo similar a la versión de España en los últimos tiempos. Mascherano, acompañado por un criterioso Cambiasso y un virtuoso Banega, es un mejor Mascherano. No en total soledad en el medio, teniendo que hacer las tareas de todos. Y Messi, ahí arriba, haciendo lo que se le antoje. Que a lo sumo baje Tévez, que cuando lo hizo, fue determinante con las asistencias al mismo Lío y a Higuaín.

Argentina lo tomó como una revancha de la dolorosa experiencia en Sudáfrica. El 3-0 del primer tiempo no dejó dudas. Messi picándola por arriba ante la salida de Reina después de un genial pase de Carlitos. Más tarde Higuaín dejando en el piso al arquero del Liverpool y definiendo con maestría. Y Tévez, cuando no, aprovechando un error de Reina y esforzándose como de costumbre para sentenciar la historia tempranamente.

En la segunda etapa España se vino. Era lógico, porque hasta ahí el mejor equipo del mundo no había mostrado nada. Hasta ahí era mas papelón que otra cosa. Y se vieron cosas interesantes. Es por eso que Argentina se retrasó, le dio la iniciativa, y apeló a la solidez defensiva. Llorente descontó a poco del final, y ya en tiempo cumplido, después de un centro de Heinze, el Kun Agüero condecoró el resultado. 4 a 1, y fiesta en el Monumental.

Argentina no tiene confirmado el reemplazante de Maradona, viene de un duro golpe en la Copa del Mundo y se sumerge en una crisis institucional que tiene como cabeza a Julio Grondona. Pero aún así, se dio un lindo gusto. Que ésta victoria sirva como despegue. Que sea un ejemplo de como jugar, de a qué jugar. Hay material. Hay entrenadores capaces. Ahora, es momento que la dirigencia haga lo suyo. Basta de escándalos y a trabajar. La Copa América, está a la vuelta de la esquina.

UN AÑO JUNTO AL SEVILLISMO

7 Comentarios
‚ 2009-2011 - Argentina es Sevillista | Design: Choen | Pagenav: Abu Farhan Top