LA HUMILLACIÓN SE HACE COSTUMBRE


Liga Española (fecha 9): Barcelona 5, Sevilla 0. Hace poco sigo al Sevilla, es cierto. Mi identificación con el equipo de Nervión surgió hace poco más de tres años. Y éste cortísimo lapso que me une al Sevilla, me permitió, entre otras cosas, reconocer virtudes y defectos de mi equipo a la distancia. Que el Sevilla tiene muchos puntos a favor a nivel historia, institución, figuras... no es novedad. Aunque lo que tampoco es nuevo son sus flaquezas. El Camp Nou, por ejemplo. Salvo el partido de Copa del Rey de la temporada pasada, nunca Sevilla hizo pie en la cancha del Barça. Nunca. Hasta me atrevo a decir que, de los que vi, es uno de los que peor le juega al Barcelona como visitante.

Se ve superado desde el minuto 0. Baja los brazos, antes de intentarlo, aspecto que poco tiene que ver con el alma guerrera Sevillista. Ayer, antes del pitazo inicial, pensaba que al menos un empate se podía dar. Pero bastó que a los pocos segundos suceda la primera chance de gol Blaugrana, para desmoronar todo pensamiento positivista posible.

La explicación, obviamente no la encuentro. Quizás esa intención ambiciosa, de proponer lo mismo que el rival, de no creerse inferior a nadie, hace que en un par de ataques, la historia se sentencie en favor del que sin dudas, es superior. Y después, el sufrimiento. El padecer de un partido liquidado tempraneramente.

Hasta me surge el interrogante de si Sevilla es menos que el Hércules. Los de Alicante le ganaron con un inteligente planteo 2-0 al Barça en Camp Nou, y también al Sevilla por el mismo resultado. ¿No será que el modesto Hércules pensó mejor el partido que los nuestros? Hércules juega aceptando la superioridad del rival. Sevilla creyó que a Messi y compañía se les podía hacer fuerza desde el vamos. Gran error.

Y éste desconcierto ante los culés no viene de ahora. Lo bueno sería que de una equivocación, surja un aprendizaje. Ahora, lo llamativo es que Sevilla desde hace años viene sufriendo cachetazos demoledores ante, es verdad, el mejor de todos, pero que de ninguna manera es invencible. Porque los invencibles, ya no existen.

Un puñal, seguido de otro puñal. Al minuto gol de Messi. Al rato, golazo de Villa. Expulsión de Konko en el descuento de la primera parte, y chau partido. A pensar en lo que viene. O mejor dicho, a pensar en ¡no sufrir más goles! Pero el complemento iba a caer peor. Dani Alves (justo Dani Alves), y nuevamente Messi y Villa, condecoraron el resultado. 5 goles, contra 2 aproximaciones Sevillistas (Capel al inicio, y Negredo en el segundo tiempo). Penoso, y lastimoso 0-5.

Se extraña horrores a Jesús Navas, que sin dudas, es el alma y la bandera del Sevilla. Hasta Perotti, el más lúcido futbolísticamente hablando, se apaga cuando falta el de Los Palacios. Hay que enderezar la nave, hay que salir adelante. Hay que demostrar que Sevilla sigue siendo grande. Sino, vamos a seguir padeciendo éste tipo de humillaciones. La de apagar el televisor en el entretiempo.

2 Comentarios:

Administrador dijo...

QUERIDO AMIGO,
COMPARTO TU ANALISIS. LA VERDAD ES UN ANALISIS MUY DURO, PÉRO NO VEO FALLOS EN ELLO, Y AUNQUE ME DUELA ES INTACHABLE.
UN ABRAZO.
GIULIO GUERRERA
GENETICAMENTE SEVILLISTA

Nicolás Fernández dijo...

Gracias amigo Giulio. Es doloroso, pero al fin y al cabo es lo que observé dentro del campo. Al mismo tiempo, pienso que hay equipo para dejar atrás ésta mala imagen. Arriba Sevilla. Un abrazo desde Argentina.

Publicar un comentario

‚ 2009-2011 - Argentina es Sevillista | Design: Choen | Pagenav: Abu Farhan Top