FÚTBOL ARGENTINO: AL BORDE DEL OCASO


¿Hacia dónde vamos? Sin dudas, ésta es una de las peores etapas de nuestra rica historia. En todos los aspectos. La probable modificación del sistema de los torneos, fue la gota que rebalsó el vaso. La inclusión a Primera División de 16 equipos de la "B" Nacional, más los campeones de la "B" Metropolitana y el Argentino "A" (terceras categorías), no hace más que desvalorizar los costosos ascensos obtenidos por Belgrano, Unión, San Martín de San Juan y Atlético Rafaela; y lo que es peor, generar un sinfín de suspicacias. No dejar a River recuperar dignamente lo que perdió en la cancha, por ejemplo, o por otro lado, evitar que los demás equipos poderosos, entre ellos Boca, no corran la misma suerte que el Millonario, si es que tienen una floja temporada. El fútbol históricamente vivió de premios y castigos deportivos, no de "premios consuelo".

Las decisiones, al fin y al cabo, siempre las toman unos pocos. Los de siempre, los que toman decisiones hace 32 años. Y los clubes, hambrientos, en su mayoría pobres y necesitados de dinero, van hacia la plata, ciegos, aunque en cierto sentido, se los comprende. Pero, está claro, con este tipo de medidas, siempre se va a menospreciar a aquellos que hacen las cosas bien, los que no se endeudan ni hacen locuras para formar un equipo competitivo, los que le dan valor a las divisiones inferiores, los que tienen los sueldos de sus empleados al día.

Los últimos torneos, más que parejos fueron mediocres. Existe una paridad absoluta. Es cierto que cualquiera le puede ganar a cualquiera. No obstante, sólo Vélez y Estudiantes se consagraron como equipos fuertes, mientras que el resto, casos comos los de Huracán, Argentinos y Banfield, por citar algunos, fueron claros animadores en su tiempo, y a la temporada siguiente desmantelaron totalmente a sus planteles. La Copa Libertadores, fue fiel testigo de la debacle. Varios campeones del fútbol argentino, llegaron a la principal cita continental sin más de la mitad de los jugadores que meses antes posibilitaron un título. Y en los resultados, se evidenció.

La Selección Argentina es más de lo mismo. Las críticas constantemente caen sobre Messi, por lejos el mejor jugador del equipo (no será el del Barça, pero al menos da muestras de ser diferente al resto). Excedente en determinados puestos, faltante en la mayoría. Sin un proceso serio a largo plazo, con las juveniles dando lástima, y para colmo, echando al técnico (Batista) a menos de un mes de haber firmado el contrato. Patético.

Así estamos, así nos va. El fútbol argentino hace mucho está en crisis, y por el momento, parece que la situación no va a cambiar. Mientras tanto, la corrupción reina panza para arriba. ¿Quién nos salva? ¿Quién nos va a empujar hacia el progreso? Por ahora, seguimos firmes, al borde del ocaso.

1 Comentarios:

Juan dijo...

La verdad es que esta pasando una mala racha el fútbol argentino a nivel nacional, espero que con el nuevo míster, Alejandro Sabella, la cosa mejore, triste es ver a todo un River en la Primera B, quizás este paso atrás le sirva para salir adelante con mas fuerza; saludos campeón.

Publicar un comentario en la entrada

‚ 2009-2011 - Argentina es Sevillista | Design: Choen | Pagenav: Abu Farhan Top